miércoles, 30 de abril de 2008

1 de mayo. Más que un festivo

El primero de mayo, es desde 1889 el día Internacional de los trabajadores. Este día, que nació como homenaje a mártires sindicales fusilados en una huelga general en Chicago, en la que se pedía una jornada laboral de 8 horas, es desde entonces una jornada de homenaje y de reivindicación internacional de los trabajadores y trabajadoras. Hoy, más de 100 años después de estos hechos, las luchas por unas mejores condiciones laborales siguen siendo imprescindibles y por ello este día desde nuestro punto de vista es algo más que un día festivo.

Hechos como la elevada accidentalidad y mortandad en el trabajo, mucho mayor, en torno a un 30%, entre los trabajadores emigrantes que en los nacionales, demuestra la falta de previsión y de apuesta política por superar este problema. La crisis económica que se avecina y que una vez más va a repercutir en los asalariados, que han visto como tantos años de vacas gordas ha servido para muy poco desde el punto de vista de redistribución de la riqueza. Las cuestiones relacionadas con el acoso laboral y moobing donde queda mucho por hacer y trabajadoras y trabajadores lo sufren diariamente de sus jefes, que los acosan, les ordenan mayor trabajo del que pueden asumir e incluso le suelen ridiculizar públicamente, es algo que como en el tema del machismo, queda muchísimo camino, porque a la víctima se le suele considerar culpable. Las elevadísimas jornadas laborales que suelen hacerse al objeto de ganarse unas “perricas”, porque la contención de los salarios, que no de los grandes beneficios, ha sido desde hace demasiados años, la principal demanda de la patronal y de los estamentos políticos. El problema del modelo productivo y la repercusión de las enfermedades del trabajo, donde muchos, demasiados trabajadores, siquiera conocen los riesgos de su actividad productiva desde el punto de vista de la contaminación medioambiental y las repercusiones que ello tiene sobre su salud, es otro tema más en las peticiones de este primero de mayo.

Por todo esto y por mucho más, desde IU te queremos animar a que participes conjuntamente con el resto de trabajadoras y trabajadores en los actos que los sindicatos organizan en este primero de mayo. Tus derechos están en juego y a nadie más que a ti, le pertenece defenderlos.