jueves, 19 de junio de 2008

¿Y QUÉ SERÁ LO PRÓXIMO?

Hace escasos días hice un escrito referente a la aprobación por los ministros de trabajo de la ampliación de la jornada laboral a las 65 horas. Ayer, se dio una muestra más de la derechización de la vida política europea, esta vez con el sello claro del “socialismo” español, referido con la directiva de la vergüenza, por la cual seres humanos, ciudadanos con nombres y apellidos podrán ser encarcelados por el único delito de ser emigrantes “ilegales” los cuales en su mayoría buscan salir de sus países de origen por el mero hecho de tener unas condiciones más dignas. En un mundo globalizado, donde los derechos del dinero son ilimitados y este puede viajar sin límites y en el que se pisotean derechos fundamentales diariamente, ahora la eurocámara con el apoyo de toda la derecha europea y los socialistas españoles, pisotean esa preciosa frase de que ningún ser humano es ilegal y dejan el famoso contrato de integración propuesto por Rajoy en elecciones, como un mal menor de la política de emigración que a partir de ahora se va a basar en saber quien detiene y expulsa a más emigrantes y claro está, como estos no llevan carteles en la solapa que diga si son “legales” o “ilegales”, directa o indirectamente a todos los criminaliza.

Personalmente desconozco como queda aquella buena propuesta de Zapatero de la Alianza de civilizaciones o lo de considerar la emigración un problema social a resolver con políticas de integración, que por cierto, ya fueron recortadas económicamente por la eurocámara el pasado año. A partir de ahora, la política de emigración pasa a ser un problema de orden legal y represor. Igualmente desconozco que será lo próximo de esta Unión Europea. Quizás que los emigrantes legales lleven numeración en su ropa por la calle para diferenciarlos, quizás autorizar el trabajo infantil, o la esclavitud, quizás la pérdida del derecho al subsidio por desempleo. Aquí empieza a valer todo y francamente, es mucho más que preocupante.

4 comentarios:

dani dijo...

Si nos meten las 65 horas, el jodido tratado de Lisboa, la propuesta sobre inmigración y no hacemos nada se abrirá la veda para casi cualquier cosa, estoy francamente preocupado, la gente aplaude el recorte de derechos, la privatización de servicios públicos que pasarán a ser servicios para el que los pueda pagar y a todo el mundo le parece bien. Empiezo a pensar que nos merecemos todo lo que nos pase...

dAv!d dijo...

Lo más triste de todo, como dices, es que el dinero tiene ya más derechos que los seres humanos, por lo tanto, el ser humano ha llegado a crear algo a lo que le otorga más valor que a sí mismo. Algo que no siente, que no respira, algo totalmente inmaterial pero materialista 100%. Mientras tanto, los que sí sienten, los que sí respiran y hasta nuestra madre tierra quedan abandonados y muchas veces pisoteados.
¿Hacia donde mirar?
Ya es casi imposible encontrar esperanza.

dAv!d dijo...

Quizás si haya algún sitio
hacia donde mirar

dAv!d dijo...

Y yo ya pienso que cuanto antes llegue el feudalismo mejor, ese camino de tortura que nos ahorraremos, total para ir a parar al mismo sitio.
Tengo la esperanza de que un cambio drástico pueda motivar la suficiente revolución.